jueves, 17 de diciembre de 2009

Las nostalgias (musicales) del Brujo: Ramones forever

No podían faltar los Ramones en esta sección...La trilogía formada por sus tres primeros discos "Ramones" "Leave Home" y "Rocket to Russia", con el colofón del directo "It´s alive" son, para mi gusto, cuatro de los mejores discos de la historia del rock...

Como me cuesta elegir, me he decidido por dos temas: uno es "She's the one" de un disco posterior (Road to Ruin), y el otro es "Sheena is a punk rocker" del mencionado disco en directo...

"I'll never find a girl like you... but in my heart I'll always love you"





miércoles, 16 de diciembre de 2009

Me aburren...

La conferencia sobre el clima de Copenhague y la brasa que están dando...

Allí hay lo de siempre: políticos cobrando dietas y llenando hoteles de lujo y manifestantes antiglobalización pijo-grunges ejerciendo su papel de mártires del sistema que dominan sus padres (con excepciones). Porque ya me diréis a qué se dedican los manifestantes... o si han pedido días de asuntos propios para recibir ostias de la policía...

Y no estoy de acuerdo en que lo que se juega allí sea el futuro del planeta... es más bien el futuro de la humanidad... el planeta puede sobrevivir (y mucho mejor) sin nosotros, que somos su verdadero problema... Tendremos el honor de ser la primera especie que se extingue así misma, porque no creo que nadie piense que va a cambiar algo en la "cumbre"...

El caso Aminatu Haidar...

Supongo que soy poco solidario, pero es un tema que me la refanfinfla completamente... Aunque tengo que decir que, si Almodóvar se ha posicionado en un lado, seguro que yo pienso lo contrario... Desde luego que estoy en contra de la actitud de Marruecos respecto al Sáhara, pero no acabo de entender el circo que se ha montado estos días... que si huelga de hambre, que si ZP atontao, que si intercede Washington...

La lesión de Pepe...

Telediario de La Sexta, 14 horas, 15-12-2009, deportes: “el Barcelona se encuentra en Abu Dhabi para participar en [esa mierda de torneo de barrio en el que no juega el Madrid] el mundialito de clubes... pero antes [vamos con el tema importante] Pepe [el pacifista] que se perderá no sé cuantos meses, bla bla bla... y Roberto Carlos que se ofrece para volver y bla bla bla... Bueno y [tras 5 minutos], vamos con el mundialito [esa mierda de torneo de barrioen el que no juega el Madrid]...”

Joer, creo que con la TDT pillo gratis “Real Madrid Televisión”, qué suerte...

El Berlusconi...

Que sigue ingresado, por cierto... deben de estar operándolo a corazón abierto por la ostia recibida... o yo que sé, estará en rehabilitación... o sea, ¿te dan una pedrada en la boca y te pasas 3 días en un hospital? Seguro que tiene, encima, una planta del hospital para él sólo, y personas esperando a que se recupere Il Cavaliere para operarse... Está la cosa jodida en Italia...

El frío en España y demás tópicos...

Siempre digo que tengo que hacer un calendario en el que incluir las noticias tópicas que veo y leo divididas por meses. Estoy seguro de que todos los años es lo mismo... Pues ya estamos con el frío... que si no es normal que haga calor y una semana después frío... que si a abrigarse... que si los puertos cortados... las cadenas...

Y lo que nos queda por aguantar de paz y felicidad, la lotería y el tapar agujeros, los inocentes, cómo tomar las uvas, no cogas el coche, moderación al comer, la cuesta de enero...

martes, 15 de diciembre de 2009

Los gateos de Lucía...

Aunque la calidad del vídeo no es buena (mi móvil no es precisamente de última generación) puede valer para que os hagáis una idea de sus progresos...



video

jueves, 10 de diciembre de 2009

Odiseas navideñas...

Introducción: en estas entrañables fiestas llenas de paz y felicidad...

Estamos en las fechas más complicadas del año para ir a comprar cualquier cosa. Las calles y los comercios están atestados de gente que sigue las recomendaciones de la tele: adelantar las compras... que luego suben los precios y claro, la economía familiar se resiente y estamos en crisis, ya lo sabéis todos... pero los comercios están hasta el culo de humanidad. Estarán mirando...

Total, que uno va a hacer su compra semanal y se encuentra en el supermercado escenas dignas de una catástrofe nuclear: carros repletos por todas partes, la gente acaparando víveres como si no hubiera mañana, los pasillos de los juguetes llenos de barricadas en forma de carro, estanterías vacías... un infierno, vamos. Que ya está aquí el espíritu navideño y la paz y la felicidad... y el cohete nuclear del villancico de Extremoduro que no acaba de caer...

No sé cuál será el regalo de moda estas navidades pero, después de la locura de los televisores de plasma y los portátiles y netbooks (curiosa, cara y absurda moda ésta, que merecería un escrito aparte), me temo que este año (consolas aparte) nos toca el decodificador y la tarjeta de Gol TV. Es decir, tras obligar a la ciudadanía a comprarse un decodificador o la tele con TDT, ahora resulta que no vale y los que quieran ver el “fúrgol” tiene que apoquinar... pues que se jodan, para qué engañarnos... servidor no va a pagar un puto euro para ver un partido de fútbol... pero estoy seguro que unos cuantos lo harán...

Todo esto me importaría un bledo si no fuera porque tengo que verme implicado en dicha vorágine y he tenido que realizar una compra obligatoria y fuera de lo común. Resulta que Lucía ha crecido y necesitaba una silla nueva para el coche. Y no ha sido nada fácil adquirirla. Ha hecho falta visitar tres establecimientos, cada uno con sus características... Un nueva odisea...

Lo primero: tienda de bebés

Nuestra primera opción fue visitar una tienda de artículos para niños y bebés. Uno de esos sitios donde la pijada más absurda cuesta un huevo de pasta. Sabíamos que no la íbamos a comprar allí, pero suelen ser un buen lugar para ver la “oferta existente en el mercado”. Allá nos dirigimos.

La primera impresión al cruzar la puerta de la tienda fue la de entrar en un horno... el calor era asfixiante, hasta el punto que, mientras esperábamos a ser atendidos, servidor tuvo que quitarse la cazadora y quedarse en mangas de camisa... vamos, que si en el exterior hacía 5 o 6 grados allí dentro la temperatura se acercaría a los 30 grados centígrados, sin exagerar... Viva el buen rollo sostenible y la lucha contra el cambio climático.

Tras 5 minutos de sudor, nos atendió una dependienta. Tenía cierto aspecto desaliñado, con cabellos amarillo-rojizos con una raíz negra en la que desembocaban varios afluentes que formaban una especie de hendiduras en su masa capilar de las puntas a la raíz. Su rostro, además, parecía indicar que acaba de levantarse de la cama... O igual era el calor... Total, que le preguntamos por las sillas del grupo 1 (de 9 a 18 kg). Y se puso a enseñarnos las marquitas: Maclaren, Bebe Confort, Maxi-Cosi, Jané, Chicco... vamos, que ninguna bajaba de los 200 euros. Allí descubrimos el sistema “isofix”, que permite, además de fijar la silla firmemente al asiento, que su precio aumente unos 100 euros más... Bien, ha sido una primera toma de contacto, gracias por la atención, ya vendremos otro día, etc. La dependienta volvió a su colchón a dormir y nosotros a coger un constipado al pasar en segundos, de 30 a 5 grados...

Lo segundo: el Eroski

Al día siguiente, viernes, decidimos acudir al hipermercado que, según algunos, financia no sé qué ostias. A ver qué tenían. Y allí nos topamos de frente con la turba consumiendo: hasta los cojones de gente, como si regalaran algo... Igual era sábado y no nos habíamos dado cuenta. No, no, espíritu navideño, eso es. En fin, entramos dentro, pasillo de bebés, tras sortear los turrones, plasmas y botellas de champán. Y había unas cuantas sillas, con un abanico de precios entre 150 y 60 euros, segundas marcas. Tras observar las sillas un rato y no decidirnos, buscamos alguien que nos atendiera y pudiera explicarnos más detalladamente la diferencia entre los distintos modelos, pero no parecía que ese día trabajara alguien allí, pese a la muchedumbre. Al menos en esa sección. Total, que decidimos ir a la Caja Central donde nos dijeron, textualmente, “ahora os mando una chica”. Al pasillo fuimos a esperar... 5 minutos... Lucía comienza a impacientarse y llorar. Carritos por todas partes. Bullicio. 10 minutos. Monerías a Lucía para que se calme. Más carritos. Más bullicio. 15 minutos. A tomar por el culo, nos vamos. Y eso hicimos, con cierta sensación de frustración, mientras la gente aguantaba estoicamente (o más bien felizmente) las colas en la sección de electrónica con sus wiis y netbooks bajo el brazo...

Lo tercero (y definitivo): el Carrefour

El tercer intento fue en sábado, a eso de las 19 horas... o sea que íbamos preparados para lo peor, como así fue. Ya sabéis: muchedumbre, carros y más carros, calor, etc. Misma maniobra que en Eroski: visita al pasillo, ojeada a las sillas y a caja central a buscar a la “chica”... Y a esperar igualmente, pero con Lucía más tranquila, aunque esta vez la chica apareció a los 15 minutos. Conversación: nos gusta ésta silla, qué diferencias hay entre ellas, etc. Respuesta: ninguna, todas son buenas. Pero hay una con isofix, de casi 200 euros. No la he vendido nunca y llevo tres meses, tampoco tiene importancia ese sistema. No me extraña que no la vendiera, la verdad. Tenéis que comprar una de grupo 1-2, de 9 a 25 kg, porque cuando la niña pese 18 kg, tendréis que comprar otra (cuando tenga unos 3 años, vamos, porque ahora pesa unos 9 kg). Que quería que ahorráramos dinero. Pero la silla es enorme, no nos importa comprar otra luego. La chica accedió, no sin insistirnos que era absurdo... vamos, que casi le faltó decir que para qué necesitábamos silla, que la lleváramos en brazo, porque total a los 12 años o cuando mida 1.50 ya no necesitaría nada... o que nos fabricaba ella una con dos alambres y un cojín... Nos enseñó varios modelos mientras Lucía, sonriente y juguetona, le enganchaba unos cuantos mechones de pelo cuando se agachaba a su lado (qué le vamos a hacer, así es Lucía). Al final nos comentó que tenía una de oferta que está rebajada de 99 a 45 euros pero que no estaba en el estante. La trajo y no tenía mala pinta. Lucía la probó y parecía cómoda, así que nos decidimos.

Todo parecía más o menos perfecto. Llegamos a la caja, silla en mano, en medio de los villancicos. Pasa el código de barras. Ok. Pero surge un problema: las alarmas. Y es que la silla tenía alarmas hasta en la etiqueta, vamos. Tirantes, forro, trasera del forro, cojín para la cabeza... no sea que alguien se la lleva bajo el brazo, que con la crisis hay mucho desalmado. Total que la cajera, al ser un objeto bastante voluminoso, no podía manejarla para extraer las susodichas alarmas. Y llamó a la caja central. Y allí le dijeron que mandaban a alguien. Y el tiempo comenzó a contar. Y esperamos. Y vino alguien y dijo que no encontraban el aparato para quitarlas manualmente. Y el tiempo seguía pasando. Y la gente llenaba sus carros y trataba de atropellarnos mientras esperábamos. Y el tiempo pasó hasta 15 minutos. Y ya, cuando los cables de quien escribe estas líneas ya amenazaban con cruzarse y montar un pollo, apareció un chico, cuya estética recordaba un poco a la de un dependiente gay de algún H & M de Madrid (con la diferencia de que llevaba camisa y corbata). El amigo manipuló la silla en otra caja y nos la devolvió (al fin), lista para el disfrute de Lucía. Total, que entramos al Carrefour a eso de las 19 horas y salimos a las 20.15, aproximadamente. Como para tener prisa...

Y aquí termina esta historia...

Conclusión: que, como decían aquellos, me cago en la navidad.


martes, 1 de diciembre de 2009

Las nostalgias (musicales) del Brujo: más Nirvana...

Desde hace unas semanas vuelvo a escuchar a este grupo, a raíz de la publicación en CD y DVD de su concierto en el festival de Reading '92. Ya sabéis, revival grunge...
Y es que, pese al aburrimiento y la vara que dieron tras la muerte de Kurt Cobain, que a algunos nos agobió bastante, con los años su música suena aún mejor...

"She keeps it pumping straight to my heart..."